El vino es un placer para todos, un mundo cálido tanto para los principiantes como para los expertos en vendimia. No hace falta ser sumiller o enólogo para disfrutar de una copa, ni tampoco hay que beber todos los días para disfrutar de los beneficios del vino.


Desde su lanzamiento, bodegueros, comerciantes de vino y sumilleres se han equipado con Coravin. E incluso los particulares han descubierto la practicidad del aparato, que les permite degustar varios vinos al mismo tiempo, sin riesgo de no terminar la botella y, por tanto, perderla. Para una pareja, por ejemplo, uno puede beber tinto y el otro blanco. No hay más preguntas que hacer. O por la noche, al llegar a casa, puedes servirte un vaso de vino sin preguntarte si seguirá estando bueno al día siguiente. Esta dimensión convivencial es realmente un plus de este producto.


Venga a buscarlo rápidamente a la Cave Vin sur Vin





0 visualizaciones0 comentarios